¿De qué sirve saber, si no se comparte lo que se sabe?

.                                                                               Todos Los Articulos


“El conocimiento es el único bien que crece cuanto más se comparte”

Hay un mundo detrás de esta ventana, que muchas personas no conocen, un mundo lleno de conocimientos, sabidurías y experiencias que están fuera de  lo que se denomina ciencia oficial, en esta página quiero ofrecer casi todo lo que hay detrás  de esas puertas, con explicaciones sencillas y links a páginas y sitios relacionados con estos temas, lo que ayer no era ciencia hoy lo es y lo que no lo es hoy, mañana lo será.

cosmic-door

La información y documentación que se presenta en esta página, está obtenida de sitios y lugares que existen en internet, así como alguna pequeña información fruto de mi experiencia.

El ser humano común y corriente se rige por decisiones de las masas y se acopla a necesidades y reglas estructuradas que eligen la mayoría. Pero como dijo nuestro amigo Thomas Hobbes

“Si las grandes verdades hubieran tenido que esperar el voto favorable de la mayoría, nuca se hubieran conocido”

Abramos los ojos a una realidad que tiene muchas riquezas

“Llegará una época en la que una investigación diligente y prolongada sacará a la luz cosas que hoy están ocultas. La vida de una sola persona, aunque estuviera toda ella dedicada al cielo, sería insuficiente para investigar una materia tan vasta.

Por lo tanto este conocimiento sólo se podrá desarrollar a lo largo de sucesivas edades. Llegará una época en la que nuestros descendientes se asombrarán de que ignoramos cosas que para ellos son tan claras.

Copia-de-shutterstock_135053870

Muchos son los descubrimientos reservados para las épocas futuras, cuando se haya borrado el recuerdo de nosotros. Nuestro universo sería una cosa muy limitada si no ofreciera a cada época algo que investigar…La naturaleza no revela sus misterios de una vez para siempre”

Sabio no es aquel que tiene su mente atiborrada de información. La verdadera sabiduría consiste en poder ser felices en el mundo tal como es, sin pretender acomodarlo como a nosotros nos gustaría que fuera. Tu paz interior y tu felicidad dependen de aceptar que no puedes elegir lo que crees que debería ser, pero que sí puedes escoger como quieres ver lo que ya tienes.


                                            Ultimo articulo publicado

432 Hz. La frecuencia de la Paz

Mucho se ha oído y  hablado sobre  la frecuencia 432 hz y la 440 hz,   lo

s beneficios  y los inconvenientes  de ambas, con este articulo quiero explicar de una

manera lo más simple posible  estos conceptos, estaba muy liado en entender que sign

ificaba y como se gener

aba, después de hacer un estudio meticuloso vamos a desvelar los conceptos. 

El mundo es único e íntegro, y cada parte de él es un reflejo fragmentario de todo en lo pequeño. 

La frecuencia de 432 hertzios (Hz) (o ciclos por segundo) es una afinación alternativa que está de acuerdo con los armónicos del Universo. A la

frecuencia de 432 Hz también se le denomina “Frecuencia de la Paz”.

La música basada en la frecuencia de 432 Hz posee una energía curativa beneficiosa, porque es el tono puro de los fundamentos matemáticos de la Naturaleza.

La afinación actual de la música basada en 440 Hz no armoniza ni en ningún nivel y no corresponde al movimiento cósmico, al ritmo ni a la vibración natural. Esto provoca en la gente a pensar y sentir de una manera determinada y se la mantiene sumida a un desorden psicológico interno.

Por primera vez, el intento de cambiar de forma masiva las vibraciones de las ondas sonoras ocurrió en 1884, pero debido a los esfuerzos de G. Verdi, conservaron la sintonización anterior, después de lo cual se estableció la afinación del sonido musical “LA”= 432 Hz   al que se le denominó el “sistema de Verdievssky”.

La música entonada a 440 Hz entra en conflicto con los centros de la energía humana. Escuchar música a 440 Hz: Esto permite a la gente pensar y sentir de una manera determinada y mantenerla prisionera de cierta conciencia.

¿De dónde apareció la nota “¿LA” de 440 Hz, y por qué precisamente ella reemplazó a la nota similar de 432 Hz que existió durante tanto tiempo?

El sistema de 432 Hz existió en la antigua Grecia, a partir de Platón, Hipócrates, Aristóteles, Pitágoras y otros grandes pensadores y filósofos de la antigüedad, quienes, como se sabe, tenían un conocimiento invalorable de los efectos curativos de la música en la persona y fué así que curaron a muchas personas con el poder de la música.

¡El mayor fabricante de violines de todos los tiempos, Antonio Stradivari (cuyo secreto de la maestría de crear instrumentos musicales no se ha revelado hasta ahora), creó sus obras maestras en un entorno precisamente en la entonación de 432 Hz!

El sonido a 432 Hz es mucho más tranquilo, cálido y cercano. Lo sientes con todo el corazón.

Las ondas alfa, la frecuencia del cerebro en estado de relajación profunda, son ondas de 8 Hz. Afinar a 440 Hz, hace que la base no sea 8, sino 8’25, lo cual significa que los armónicos que generan no son armónicos con nuestro planeta. El ser humano funciona en un rango de frecuencia desde 16 hasta 32 Hz, lo que equivale en la escala musical, del Do al Do, o sea, una octava. Mientras que afinar a 440 Hz no es armónico con la frecuencia del ser humano.

 Las notas hacen 12 armónicos, cuando se toca una nota afinada a un LA afinado a 432 Hz. Cuando uno toca en un LA afinado a 440 Hz, sólo se hacen 8 armónicos. La música afinada a 440 Hz es música muy pobre.

Si se escucha música a 432 Hz, que es la frecuencia a la que vibra el Universo, se puede entonar la conciencia para potenciar nuestro SER. Porque la ciencia ha comenzado a re-descubrir los secretos de la resonancia y su impacto en la salud humana. Como seres con conciencia, dependemos de la resonancia natural para atraer lo que se desee para alcanzar el Amor, la Felicidad, el Desarrollo personal, Salud y Abundancia.  Porque no estamos aislados de las vibraciones que son independientes en la resonancia positiva para mantener y regular nuestro estado de ánimo y la salud para lograr estos objetivos.  

El LA afinado a 432 Hz ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza. “La frecuencia de 432 Hz vibra en los principios de la media áurea PHI y unifica las propiedades de la luz, espacio, tiempo, materia, gravedad y el magnetismo con la biología, el código del ADN y la conciencia humana. Esta afinación natural tiene efectos profundos en la consciencia y así mismo en el nivel celular de nuestro cuerpo. 

La frecuencia de 432 Hz se obtiene de forma interesante, es decir así:  700:PHI=432.624

El número PHI también llamado proporción áurea ha existido siempre en el universo físico y se puede explicar de forma matemática. Pero el hombre a lo largo de la historia lo ha descubierto y redescubierto alguna vez.

=

También se obtiene:  24 horas x 60 minutos x 60 segundos=864/2=432.

Las cifras sugieren que la constante “universal” o solar de 432 tiene que ver con la “culminación” (o integridad) del mundo material manifiesto.

 

Diámetro de sol = 864,000 millas (432 x 2,000)

  • Curiosamente 8 + 6 + 4 = 18 (1+ 8) = 9 el número de finalización

Diámetro de la luna = 2,160 millas (5 x 432)

  • 2 + 1 + 6 + 0 se resuelve a un 9, al igual que 4 + 3 + 2 = 9 y 5 x 9 = 45 y 4 + 5 = 9 también.

Precesión de los Equinoccios de la Tierra = 25,920 años (60 x 432)

  • 2 + 5 + 9 + 2 + 0 también es igual a 9, mientras que 6 x 9 = 54 y 5 + 4 = 9 también.

La frecuencia del planeta Tierra es de 8 Hz. Las ondas alfa, la frecuencia del cerebro en estado de relajación profunda, son ondas a 8 Hz. El Ser Humano funciona en un rango de frecuencia que va de 16 a 32 Hertzios, lo que equivale en la escala musical, del DO al DO, o sea, una octava.

 

Nosotros, los humanos, siendo parte de la Tierra, debemos elevar nuestra frecuencia vibratoria a la par de ella para dejar de chocar con su vibración. La Madre Naturaleza nos está dando esa sacudida que cualquier papá o mamá le daría a sus hijos para que despierten y hagan lo correcto: honrar a la Madre Tierra, respetar a nuestra Madre naturaleza y amar a nuestros hermanos (humanos, animales y vegetales) … ¡Sí! Eso es, ¡eso es todo! Eso es a lo que venimos a esta Tierra.

<—-