¿De qué sirve saber, si no se comparte lo que se sabe?

Eugenio San Martin             

 


“El conocimiento es el único bien que crece cuanto más se comparte”

Hay un mundo detrás de esta ventana, que muchas personas no conocen, un mundo lleno de conocimientos, sabidurías y experiencias que están fuera de  lo que se denomina ciencia oficial, en esta página quiero ofrecer casi todo lo que hay detrás  de esas puertas, con explicaciones sencillas y links a páginas y sitios relacionados con estos temas, lo que ayer no era ciencia hoy lo es y lo que no lo es hoy, mañana lo será.

cosmic-door

La información y documentación que se presenta en esta página, está obtenida de sitios y lugares que existen en internet, así como alguna pequeña información fruto de mi experiencia.

El ser humano común y corriente se rige por decisiones de las masas y se acopla a necesidades y reglas estructuradas que eligen la mayoría. Pero como dijo nuestro amigo Thomas Hobbes

“Si las grandes verdades hubieran tenido que esperar el voto favorable de la mayoría, nuca se hubieran conocido”

Abramos los ojos a una realidad que tiene muchas riquezas

“Llegará una época en la que una investigación diligente y prolongada sacará a la luz cosas que hoy están ocultas. La vida de una sola persona, aunque estuviera toda ella dedicada al cielo, sería insuficiente para investigar una materia tan vasta.

Por lo tanto este conocimiento sólo se podrá desarrollar a lo largo de sucesivas edades. Llegará una época en la que nuestros descendientes se asombrarán de que ignoramos cosas que para ellos son tan claras.

Copia-de-shutterstock_135053870

Muchos son los descubrimientos reservados para las épocas futuras, cuando se haya borrado el recuerdo de nosotros. Nuestro universo sería una cosa muy limitada si no ofreciera a cada época algo que investigar…La naturaleza no revela sus misterios de una vez para siempre”

Sabio no es aquel que tiene su mente atiborrada de información. La verdadera sabiduría consiste en poder ser felices en el mundo tal como es, sin pretender acomodarlo como a nosotros nos gustaría que fuera. Tu paz interior y tu felicidad dependen de aceptar que no puedes elegir lo que crees que debería ser, pero que sí puedes escoger como quieres ver lo que ya tienes.


                                            Articulos publicados

Canalizar

Canalizar es el acto de recibir el mensaje de un ser de luz de vibración elevada y plasmarlo en la materia. … El mensaje puede recibirse durante un sueño, una meditación o una sesión en la que se invoca la presencia de un guía. Mediante la técnica de la meditación se obtienen grandes beneficios esta técnica nos permite centrarnos en el aquí y el ahora.

Las canalizaciones son una información directa y personal de los guías espirituales de cada uno. Los guías espirituales dan información para ti, para tu alma, para tu camino evolutivo, a través de mensajes concretos y directos. Los guías son energías muy elevadas.

Algunas personas tienen como preferente el canal receptor visual (imágenes), otras puede que “escuchen” frases o palabras en su mente, y hay quienes la sienten como emociones o síntomas en el cuerpo. En definitiva, todos somos capaces de recibir canalizaciones espirituales.

Nuestro Yo Superior es una parte de nuestra alma que no está “intoxicada”, que está en otra dimensión, aunque tenemos un enlace directo con ella. Y lo más maravilloso es conectarnos con esa energía.

Canalizar sería decodificar un mensaje (vibración) que proviene de un plano superior y se puede traducir de diferentes formas. El mensaje puede recibirse durante un sueño, una meditación o una sesión en la que se invoca la presencia de un guía. Asimismo, puede transmitirse por medio de la escritura, la voz, la pintura, la escultura, la danza, la sanación o cualquier tipo de terapia energética. La canalización también puede ocurrir en momentos espontáneos e inesperados.

Los pensamientos son como la casa: debe mantenerse la mente limpia de negatividad, al igual que se limpia la casa

 ¿Quien puede canalizar?

Puede canalizar cualquier persona. Todos tenemos las mismas capacidades. Lo que marca la diferencia entre unas personas y otras a la hora de canalizar son factores como. Cuanto más confiemos en que podemos canalizar más fácil nos resultará. Creer que no puedo, que no sirvo o que no estoy preparado es el mayor generador de bloqueos a la hora de canalizar.
A la hora de canalizar ayuda muchísimo la voluntad de hacerlo y la disposición para practicar a diario. Si llevamos toda la vida sin utilizar esta maravillosa herramienta (al menos conscientemente), es posible que se requiera cierta dosis de constancia para afinarla.

Todos podemos comunicarnos con nuestro guía espiritual, pero no todos hemos venido a canalizar mensajes para los demás o para el mundo. A las personas que sí han venido a hacerlo suele resultarles más fácil y fluido comenzar a canalizar.

Todos los seres humanos somos receptores potenciales, o sea canales, como si tuviéramos una antena en nuestro interior, que nos permite absorber esa clase de información que no pasa a través de los sentidos físicos.

¿Cómo se canaliza?

Con la práctica, la canalización de las transmisiones desde el mundo invisible del subconsciente puede ser una experiencia conmovedora y poderosa. Puedes hacerlo si deseas profundizar el conocimiento de tu propia naturaleza o si quieres comunicarte con el más allá, puedes aprender a limitar el alcance de tu investigación, lograr un estado de trance y localizar una guía que te ayude en tu viaje, de forma que este sea seguro y productivo.

En función de tus intereses y objetivos, esta decisión puede conducirte a experimentar diferentes tradiciones, rituales y prácticas, aunque la mayoría de los tipos de canalización implican un proceso similar, donde primero entras en un estado de trance y luego empiezas a comunicarte con “alguien más”.

Existen diferentes prácticas del uso de la palabra “canalizar” en diferentes formas. Algunos canalizadores apuntan hacia afuera, intentando ponerse en contacto con los demás, o hacia adentro, para aprender más sobre su interior. En función de tus intereses y objetivos, esta decisión puede conducirte a experimentar diferentes tradiciones, rituales y prácticas, aunque la mayoría de los tipos de canalización implican un proceso similar.

– En la canalización de espíritus o sobrenatural.

El objetivo es aprovechar el mundo de los espíritus y comunicarse con ellos. Los practicantes de esto a menudo quieren ponerse en contacto con familiares fallecidos o personajes históricos famosos, o poner algún tipo de contacto con los muertos. Aunque este tipo de prácticas de médiums es ampliamente rechazada por los escépticos científicos como una estafa organizada contra los participantes que normalmente son ricos, la canalización de espíritus tiene raíces históricas que pueden extenderse mucho más allá de los estereotipos.

– Canalización consciente.

Es un fenómeno reciente. En algunas filosofías de la Nueva Era, los practicantes de la canalización meditan y tratan de visualizar figuras arquetípicas que son manifestaciones de su propio subconsciente, figuras de “vidas pasadas”, o representantes metafóricas de un trauma psicológico. Esta cifra se suele guiar al participante a través de diferentes interacciones y comunicaciones, con el fin de sanar el espíritu y sobre el autoaprendizaje.

Todos los métodos de canalización requieren que tengas algo muy específico en mente para guiar a un espíritu o a tu propio subconsciente.

Entra en trance

Encuentra un lugar silencioso donde puedas meditar y te sientas cómodo y en calma. Siéntate en una posición cómoda, en el piso o en una silla recta, pon tu cuerpo erguido y la espalda recta. Inicia con una iluminación suave y natural, y silencio. Cierra tus ojos y concéntrate en el centro de una pared blanca, o en un lugar calmado donde te sentirías bien.

Pon tu intención para esta meditación centrándote alrededor de ti mismo alrededor de algún mantra como, “voy a lograr este trance y voy a volver a mi conciencia normal recordando por completo lo que he experimentado. Voy a conseguir un estado de trance profundo y más profundo con la práctica.” Di para ti mismo voy a conseguir un estado de trance profundo y más profundo con la práctica.
No es necesario sentarse en la posición de loto en medio de una encrucijada en la medianoche o postrarse en frente de un cráneo de cabra y velas para poder canalizar.

Enfócate en tu respiración. Siéntate en silencio y respira profundamente. Siente tu respiración hacia dentro y fuera de tu cuerpo. Siente el aire que entra en los pulmones, llenándote de oxígeno nutritivo, y luego saliendo al mundo. Inhala y exhala. No hagas nada, solo respira durante varios minutos. Deja que los pensamientos vayan y vengan, no te concentres en ninguno de ellos. Sólo céntrate en la respiración. Usa el poder de la sugestión para reducir los ritmos de tu cuerpo. Para avanzar en un trance, recorre todo tu cuerpo ordenando una relajación concentrada a cada miembro. Di: “(órgano en cuestión) está empezando a relajarse, mi “(órgano en cuestión) está totalmente relajado.”

Después de haberte relajado, puedes sentir una pesadez generalizada, como que tu cuerpo estuviera cubierto dentro de muchas mantas, o enterrado en la arena. De la misma manera que te relajaste, establece una conexión de conciencia con todo tu cuerpo ” Mantente de 30 a 60 segundos centrándote en cada parte de tu cuerpo de la misma manera que hiciste en la parte anterior. Concentra tu energía en alcanzar un estado de calidez, como si estuvieras en un baño caliente, o hubieses colocado una almohadilla térmica en cada parte de tu cuerpo. Tu cuerpo debe sentir una comodidad extrema, pero no debes sentir que tienes sueño.

El objetivo del trance es difuminar las líneas entre el cuerpo, la conciencia y el mundo que te rodea. Deja tu mente fluir, céntrate en el tercer ojo ubicado en la frente, esto significa una conexión con el subconsciente o el mundo de lo oculto. Intenta aislar esa parte de tu cuerpo diciendo: “Mi frente empieza a sentirse fría.” Este es el comienzo de una verdadera canalización. Antes de encontrar un guía o fuente de transmisión es importante pasar algún tiempo trabajando en la visualización y buscando una parte más profunda e inmersa de la conciencia.

A medida que avances en tu meditación de trance puedes tener mayor dificultad “controlando” tus visualizaciones, y te darás cuenta que estas suceden sin que tengas la habilidad de detenerlas. Deja que esto fluya, esto es una señal de que has logrado la profundidad para poder encontrar una guía para tus investigaciones.

Cuando decidas regresar a la conciencia normal, concéntrate en mover los dedos de tus manos y pies tratando que el movimiento te lleve de nuevo a un estado más normal.

Siente como tu cuerpo empieza a enfriarse gradualmente y mira alrededor de la habitación, dejando que tu mente regrese a su pensamiento normal. Ponte de pie y camina cuando te hayas estirado un poco, escribe en una libreta todo lo sucedido y compara con otras canalizaciones anteriores, cada una puede ser diferente a la última, aprende y perfecciona lo acontecido.

Termina cada sesión con una nota positiva. Agradécele a tu guía por su asistencia y directriz, demostrándole respeto y aprecio. Trata de no terminar alguna sesión con frustración o ira.

Cómo reconocer una buena canalización.

Existen también los falsos guías o guías de oscuridad que están esperando siempre una oportunidad para influenciar en nuestras vidas. Hay que aprender a enfocarse en los guías de luz para estar siempre bajo su protección.

Nos encontramos en un momento muy especial, con fuertes cambios energéticos, entre ellos el cambio vibracional de la Tierra debido a su nuevo magnetismo. Para estos cambios, es necesario estar muy centrado en el Ser Divino de cada uno que se aloja en el corazón, desechando cualquier información que nos lleve a la duda, al a confusión o al miedo, aunque esta esté disfrazada de palabras de amor y bondad.
No hay nada nuevo bajo el sol. Nuestro trabajo es abrir los ojos y escuchar con el corazón abierto, lo que nos generará un discernimiento claro a prueba de falsos gurús, canalizadores y falsos profetas.


Una de las formas de reconocer a estos “falsos profetas”, es dándonos cuenta de que cuando dicen que “no hay que hacer nada, que recibimos ayuda del exterior y que no es necesario mover un dedo”, están canalizando energías de dudoso origen que de una manera u otra pretenden evitar lo inevitable, nuestra propia liberación.

Los verdaderos maestros no necesitan de los medios para llegar a mucha gente, ellos son guiados y protegidos a las personas y a los lugares donde son necesitados. Por otro lado, los medios suelen desvirtuar las enseñanzas verdaderas y muy pocas de estas almas tan grandes y puras los utilizan como soporte para su enseñanza. ¿Su mensaje es que no debemos hacer nada, que vendrán a ayudarnos nuestros hermanos extraterrestres? ¿Se jactan de sus éxitos como sanadores, relatando experiencias con sus pacientes? ¿Aparentan ser los salvadores y los pacientes los salvados?…

Tenemos en nuestro interior la capacidad de adaptarnos al cambio y de saber qué es lo bueno y saludable para nosotros, y tenemos también en la fuerza y sabiduría de nuestro Ser Divino todas las herramientas necesarias para llevar a cabo esta enorme e importantísima tarea.

¿Es lo mismo ser vidente o médium?

El tema de las canalizaciones espirituales se puede confundir con la labor de médiums o videntes, aunque sólo en algunos casos, la videncia y la canalización se dan al mismo tiempo. Lo que diferencia un medio de otro, es que en las canalizaciones espirituales siempre se recibe la información de seres que no están en un cuerpo físico.
Las entidades que se ponen en contacto con nosotros para asistirnos desde el amor incondicional (es decir, sin pedir nada a cambio, ni exigir algo de quien consulta) son Guías o Maestros que han alcanzado un nivel de sabiduría mayor que el nuestro, y están en otra dimensión, desde la que pueden tener acceso a otro nivel de información.
La habilidad de hacer de canal, para conectar con información espiritual, se puede aprender. Y el mensaje que nos llega es proporcionado, sin excepción, por un ser que ya no está en un cuerpo físico, y que actúa desde el amor incondicional, además de estar más allá de las dudas y dificultades que normalmente todos tenemos.

Consejos

No intentes forzar a la fuente para que transmita. Prepárate y espera hasta que llegue el tiempo correcto.
Trata de estar atento en el momento en que ocurren las transmisiones.
No cuestiones los mensajes o intentes interpretarlos durante la canalización. Espera hasta que la sesión termine para hacerlo.

Prueba la veracidad de las transmisiones. Como contigo, la fuente en algunas ocasiones puede equivocarse o a veces engañarnos, tu corazón decide.
El mejor canalizador eres tú mismo@ cuando eres capaz de escuchar tu corazón y tu mente a partes iguales, sin dejar que la confusión te nuble y te desoriente.

 

Para más detalles ver las páginas:

Canalizaciones

http://mariaelenavalencia.com/que-es-canalizar-y-que-funcion-puede-tener-en-mi-vida/

Canalizaciones espirituales

https://es.wikihow.com/canalizar

<<<<