sábado, septiembre 18, 2021

la superstición

La Superstición es una creencia que resulta contraria a la razón y ajena a la fe religiosa. superstición_1El supersticioso cree que ciertos fenómenos disponen de una explicación mágica o mística.

Tambien se puede definir la superstición como una creencia no científica, basada en prejuicios mágicos, mitos o tradiciones populares, que tiene como efecto que se acepten explicaciones fantasiosas o mágicas para explicar ciertos hechos (tuvo mala suerte porque rompió un espejo, y esto lo acompañará durante siete años) o se adopten actitudes (cruzar los dedos, persignarse, tirar las cartas, para adivinar el futuro, curar “el mal de ojo” o “el empacho” con palabras) o se eviten otras (no pasar debajo de una escalera, no abrir un paraguas en una habitación, no casarse ni viajar en un martes 13) aprendidas mecánicamente, para evitar que ciertos acontecimientos ocurran, sin estar probada la relación causa-efecto entre ellas.

La superstición suele basarse en tradiciones populares que se transmiten de generación en generación. Esto quiere decir que, dentro de una comunidad, los ancestros que sostenían que algunas acciones (como contar con un amuleto o repetir ciertas palabras) favorecían la buena suerte o alejaban lo negativo, transmitieron dichas creencias a sus descendientes.

Al creer en la superstición, la persona atribuye una relación causal entre acontecimientos a una fuerza sobrenatural. Un supersticioso puede creer que un gato negro trae mala suerte y, si se cruza con un animal de este tipo en la calle, preferirá retroceder. Nada prueba, por supuesto, que los gatos negros tengan capacidad de incidir en el destino o en la fortuna. Por otra parte, si el supersticioso ve un gato negro y luego tropieza, atribuirá la caída a la presencia del felino, por más que haya tropezado porque la vereda estaba rota.supersticion_8

En la actualidad, mucha gente combina creencias religiosas con supersticiones. Esto hace que un hombre católico pueda preferir no abrir un paraguas bajo techo ya que, más allá de su fe cristiana, considera que dicha acción traerá la desgracia.

La superstición es típica de las sociedades atrasadas culturalmente, ya que son contrarias al pensamiento racional, aunque muchas comunidades avanzadas siguen practicando ciertos rituales por costumbre, y porque en ciertos aspectos de la vida aún queda mucho por descubrir, y esto justifica que muchos expresen “que las hay, las hay” y sigan, por si acaso, aceptando algunas supersticiones, aunque lo tomen de manera jocosa.

Breve historia de las supersticiones

El origen de las supersticiones es tan antiguo como el hombre mismo, pues desde tiempos muy remotos se trataba de explicar fenómenos tales como los truenos, los eclipses, el nacimiento, la muerte, el día, la noche, etc. Muchas de esas situaciones se asociaban a algo sobrenatural, el hombre trataba de explicar su mundo y los misterios que le rodeaban de una manera “sobrenatural” o supersticiosa. Es por eso que muchas supersticiones se asocian con la buena y mala suerte. supersticion07

La palabra superstición proviene del latín “super” (sobre) y “statuens” (establecer): Se refiere a lo sobreentendido, lo que todo el mundo sabe que es así, sin explicación lógica. Etimológicamente, la palabra superstición también podría referirse a “superstitio“, de origen latino, que significa: creencia “extraña a la fe religiosa y contraria a la razón”.

Algunos ejemplos de superstición:

Hay tantas supersticiones que muchas las usamos de manera natural sin darnos cuenta, pues se han convertido en parte de la vida de las personas, y aunque muchos no creen en ellas, el hecho de que hasta la fecha hayan prevalecido significa que tienen una historia interesante; de hecho hay personas que afirman que no son supersticiosas, que no creen en esas cosas, sin embargo cada que van a una fiesta de cumpleaños son los primeros que dicen la frase: “sopla las velas del pastel y pide un deseo”, dicha acción es una superstición muy antigua, de la época de los antiguos griegos.

Un gato negro.

Que camina hacia una persona significa mala suerte. Esta es una superstición que emana de la idea establecida por la Santa Inquisición de que ese animal era una reencarnación del Diablo.

En el mundo del misticismo y las supersticiones, los gatos son portadores de un poder mágico infinitamente superior al del hombre. Con toda probabilidad, esta antigua creencia deriva de la adoración a la diosa egipcia Bubastis, que tenía forma de gato. Los egipcios estaban convencidos de que los gatos poseían alma, y prueba de ello son los restos momificados de estos felinos, que se cuentan por miles, hallados en las excavaciones arqueológicas.

En la Edad Media, las brujas convirtieron al gato negro en un elemento imprescindible para efectuar sus rituales y hechizos. Hoy en día, los supersticiosos temen al gato negro que se cruza en su camino. Este hecho representa con claridad el conflicto que existía entre la Iglesia, la cruz y las prácticas paganas de la brujería.

Existen diversas supersticiones asociadas con los gatos, tales como: Soñar con gatos significa traición, si un gato negro se aleja de nosotros es mala suerte pero si se acerca a nosotros es buena suerte, si un gato mira fijamente hacia una ventana significa que va a llover, o los gatos tienen 7 vidas.superticion_54

 

Un cuadro que está colgado torcido.

Que luego se cae supone mala suerte. En este caso, dicha idea es fruto de la creencia que existía en la Antigua Grecia y que decía que si sucedía eso con el retrato de un dirigente, este iba a morir en breve periodo de tiempo.

• Siete años de desgracias trae consigo romper un espejo. Esta superstición, por su parte, emana del hecho de que antiguamente se establecía a ese elemento como un elemento de adivinación y su rotura indicaba que algo iba a ir muy mal.

• Apagar las velas del cumpleaños de un soplido. Esta supone un presagio de buena suerte y tiene su origen en la Edad Media pues fue entonces se puso en vigor como una manera de dejar atrás el pasado.

Derramar la sal es de mala suerte.superstición_1J

Cuando la sal era considerada como una moneda de pago, y por lo tanto muy valiosa, el derramarla traía mala suerte y solo mediante echar una pizca de sal en el hombro izquierdo se rompería ese maleficio. Esta superstición se extendió con el paso de los años y es de las más conocidas por las personas.

Decir “Salud” al estornudar.

Esta es una superstición de buena suerte, y proviene de cuando llegó la plaga de la Muerte Negra alrededor de 1348, el estornudo se convirtió en un signo de enfermedad e infección. Como esto quería decir que la persona podría llegar a morir, se comenzó a ofrecer una bendición con un pedido de “salud”.

• Con el pie izquierdo.superstición_1v

Desde muy antiguo, diversas civilizaciones y culturas han compartido la discriminación por los zurdos y zurdas. El movimiento solar es hacia la derecha, la mayoría de las personas son diestras, en la Biblia los santificados son los que están a la derecha de Dios e incluso, en términos lingüísticos, en latín, la izquierda se denominaba “sinester”, que significa siniestro. Es algo tan arraigado, que a día de hoy seguimos usando la superstición “levantarse con el pie izquierdo” para referirnos a un día en el que todo nos salió del revés.

Tocar madera.

Este acto, que a día de hoy hace que millones de turistas conviertan las fuentes emblemáticas en auténticos lechos de cobre, proviene de un antiguo rito adivinatorio mediante el cual se podía conocer si un deseo se cumpliría o no arrojando un alfiler o una piedra a un pozo. Solo si la inmersión producía burbujas, el deseo se cumpliría.

• Te pitan los oídos.

Actualmente, cuando nos pita un oído, enseguida lo achacamos a que alguien está hablando de nosotros, lo que no tenemos claro es qué oído es para bien y que oído para mal. Según la tradición, el oído izquierdo sería para el amor y el derecho para el rencor. Y si te pellizcas el oído derecho cuando éste te pita, se dice que el rencoroso murmurante se morderá la lengua.

Cruzar los dedos.superstición_1s

Cruzamos los dedos cuando incumpliremos lo que juramos, cruzamos los dedos para protegernos de la mala suerte, y cruzamos los dedos cuando pedimos por favor que nuestro deseo se cumpla. El origen de esta superstición se remonta a una costumbre anterior a la era cristiana mediante la cual dos personas entrelazaban sus dedos índices para expresar un deseo y su juramento de ayudarse a cumplirlo mutuamente.

• La herradura de la buena suerte.

 La herradura se convirtió en un símbolo de buena suerte. Aunque ya desde tiempos de griegos y romanos, la herradura, por su forma de media luna y la capacidad de atracción del hierro, era considerada mágica, los cristianos europeos se adueñaron de esta superstición y atribuyeron su origen a San Dunstan de Canterbury, un monje y arzobispo inglés estudioso de la metalúrgica. Según la leyenda, Dunstan le colocó herraduras al Diablo y no se las quitó hasta que el Diablo le prometió que jamás se acercaría a alguien que tuviese una herradura. Dependiendo de la parte de Europa, para que la herradura dé buena suerte ésta debe colocarse con las puntas hacia arriba o, como en España, con las puntas hacia abajo.

• Encontrar un trébol de cuatro hoja.superticion_z

Es un símbolo sagrado para los druidas de las Islas Británicas, que ya en el año 200 a.C. pensaban que con él se podía ver a los demonios .Según la leyenda, cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevo un trébol de cuatro hojas; por eso, desde entonces, se cree que da suerte.

 

• Dejar las tijeras abiertas.supertiones_d

Este instrumento debe permanecer cerrado mientras no se usa porque atrae la mala suerte. Si se cae al suelo y queda con las puntas abiertas apuntando hacia ti, recógelo y echa sal por encima del hombro izquierdo para ahuyentar los malos espíritus. En Grecia se creía que la moira Atropos cortaba con las tijeras el hilo de la vida, así que de alguna forma los objetos cortantes dirigen el destino y son símbolo de muerte repentina.

• Llevar una pata de conejo. superstición_1Z

Su origen está en la antigua creencia de que cada pueblo descendía de un animal, que no podía ser cazado ni comido. Seguramente, los celtas nos trajeron la creencia de que el nuestro era el conejo. Seis siglos antes de Cristo ya era utilizada como amuleto para alejar el mal. Además, la pata de conejo era también un símbolo fálico capaz de hacer fértiles a las mujeres. 

 

• Pasar debajo de una Escalera.

Agüeros Pasar por debajo de una escalera que mala suerte: elimina toda la posibilidad de casarse durante siete años.

Algunas personas se toman grandes trabajos con tal de no pasar debajo de una escalera; hasta se arriesgan a bajarse de la escalera y caminar entre los automóviles. Otras afirman que el riesgo está en mojarse con pintura o en recibir el golpe de la escalera si ésta les cae encima.

La superstición se explica con una referencia a las creencias cristianas. La escalera que se apoya en una pared o en un árbol forma un triángulo que se identifica con la Santísima Trinidad. Atravesarlo es profanar lo sagrado y atraer al demonio.

 

• Los niños que le sacan la lengua a sus mamás se les convierte en lengua de serpiente.

• Los niños que le levantan la mano a sus padres, se les cae el brazo.

Existen muchas supersticiones más, hablar de todas sería interminable, las cuales a veces han tenido sus variaciones con el paso de los años, pero que siguen persistiendo de generación en generación. Y aunque no todos creamos en ellas, tienen una historia muy interesante que vale la pena conocer.

 

Accesos  Directos a Paginas relacionadas con estos Temas:

http://definicion.de/supersticion/

http://deconceptos.com/ciencias-sociales/supersticion

http://www.taringa.net/posts/paranormal/15937525/Breve-historia-de-las-supersticiones.html

http://sisbib.unmsm.edu.pe/BibVirtual/libros/Antropologia/de_la_func/Com_Def_supers.htm

http://www.almudenaseguros.es/blog/13-supersticiones-de-buena-y-mala-suerte/

http://www.agenciaelvigia.com.ar/supers.htm

Las 25 supersticiones más raras y curiosas a lo largo del mundo

 

 

<<<<<